¿Qué es necesario saber si has heredado una vivienda?

Escrito por

Para la mayoría heredar una vivienda es motivo de alegría ya que puede ser un alivio económico. Sin embargo, en ocasiones no es así. Puede suponer un quebradero de cabeza para ti y tus finanzas por los gastos asociados que supone.

Si la persona propietaria de la vivienda no dejó testamento, la Ley marca quienes son los herederos legales. Por un lado, los herederos forzosos, cuyo propiedad no puede ser privada por testamento porque la ley no lo permite (hijos, cónyuge o padres). Por otro, los herederos no forzosos (heredan si no hay herederos forzosos ni testamento) son los parientes más próximos, como hermanos, sobrinos, tíos, primos, etc. Por último, los herederos testamentarios serán aquellos que la persona fallecida dejó en herencia mediante testamento.

Si no existe ninguno de estos supuestos, la propiedad pasaría al Estado, pero con la obligación de donar un tercio de la herencia a obras sociales, beneficio común, etc.

El heredero o herederos debe aceptar la herencia, ya sea de forma expresa (un documento privado o una escritura notarial) o de forma tácita (cuando se sobreentiende). Si queremos vender la propiedad, será necesaria la forma expresa, ya que debe quedar constancia de que el inmueble pasa a ser de nuestra propiedad.

Si aceptas la herencia, debes asegurar de que las deudas no superan el importe de los bienes a heredar. De ser así, respondes con tus propios bienes. También puedes aceptar la herencia “a beneficio de inventario”, es decir, aceptas el inmueble pero en caso de que hubiera deudas solo se pagan con el valor del mismo y no con tus bienes. También puedes, por supuesto, repudiar la herencia. Debe hacerse ante notario o de forma judicial. Aceptar o denegar es o todo o nada, y es irrevocable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince − 4 =