Por qué agosto es un buen mes para comprar y vender una vivienda

Escrito por

Por qué agosto es un buen mes para comprar y vender una vivienda

Un 'comprador neto'

Artículo original: Idealista

El confinamiento provocado por el covid-19 ha hecho que más de un ciudadano se replantee el tipo de vivienda en la que quiere vivir. Y tras varios meses con baja actividad vendedora y compradora por la imposibilidad de realizar visitas a las casas, agosto se presenta como un muy buen mes para transmitir una vivienda.

Los expertos consultados por idealista/news aseguran que los clientes que están realizando visitas ahora son realmente compradores y no oteadores o curiosos. Tanto es así que Luis Corral, CEO de Foro Consultores, considera al que se queda en agosto como un “comprador neto”. “Las visitas de agosto son las mejores del año, la gente va de verdad a comprar”, añade el experto.

May Iglesias, sales manager de Lucas Fox, señala que han notado un aumento de las peticiones de casas, áticos y plantas bajas, y pisos con terraza, que es lo que viene siendo la tónica general cuando llega el buen tiempo.

A continuación, desglosamos las razones que esgrimen los diferentes expertos consultados por idealista/news para señalar que agosto es un muy buen mes para comprar o vender una casa:

Las vacaciones son un buen momento para visitar las viviendas

Desde Lucas Fox señalan que la bajada de actividad en muchos sectores propicia en el mes de agosto, disponibilidad de los compradores para poder realizar visitas con mayor tiempo y poder comparar el producto ofertado.

“En general, agosto es siempre un buen mes para realizar una compra o un alquiler, ya que los buscadores aprovechan vacaciones para visitar las propiedades, sobre todo el cliente internacional. Concretamente, este verano, a diferencia de otros años, la situación del covid-19 está propiciando mayor interés, proactividad y disponibilidad de los buscadores para encontrar la vivienda ideal”, apunta Miguel Ángel Cantos, director de Engel & Völkers Valencia.

Jesús Duque, vicepresidente de Alfa Inmobiliaria, señala un hecho curioso que se produce en las vacaciones de verano. Mientras que unos ponen su vivienda a la venta interesados en aprovechar las ventajas de estos meses, otros vendedores las quitan, con la idea de que no es el momento ideal para la venta de su propiedad y con miedo a que la vivienda se “queme” durante meses expuesta y sin compradores.

May Iglesias, de Lucas Fox, indica que, en agosto, la ciudad está más desahogada y normalmente los compradores están más relajados por lo que se dispone de más tiempo para ver las propiedades con mayor detenimiento. Además, estima que la demanda internacional crece ya que es el periodo vacacional donde los clientes internacionales aprovechan para viajar por placer y a la vez disponer de tiempo para ver propiedades.

Gregorio Martín-Montalvo, director general de Solvia, recuerda que agosto se presenta como un período de tiempo libre ideal para buscar viviendas, estudiar el mercado y visitar los inmuebles, pues tanto agencias inmobiliarias como los propios vendedores y clientes suelen tener más tiempo y flexibilidad a la hora de coordinar las agendas para realizar estos trámites.

Los compradores vuelven al mercado tras el confinamiento

Este año es especial, debido al confinamiento de la población española. Por eso, las agencias inmobiliarias alegan que en estas vacaciones están atendiendo a muchos compradores potenciales.

Desde Engel&Völkers aseguran que después del confinamiento han duplicado la demanda en chalets con piscina a las afueras de grandes ciudades como Valencia. “El vendedor es consciente de todas las oportunidades que le brinda agosto y no las puede dejar escapar. Especialmente hay muchas más ocasiones de producto para segunda residencia, en playa o montaña, aprovechando presencia física del comprador en estas zonas”, añade Miguel Ángel Cantos.

Desde Lucas Fox señalan que algunos propietarios están dispuestos a cerrar antes de vacaciones, por lo que en agosto se pueden encontrar pisos con mayor propensión a negociar el precio.

Martín-Montalvo precisa que en este sentido es importante también tener en cuenta los cambios en las preferencias e intereses de búsqueda en comparación con principios de año; entre los que predomina el interés de espacios más amplios, espacios exteriores e incluso, un cambio en las zonas de preferencia. 

Menos competencia: más visibilidad y menos margen para negociar el precio

Hay inmobiliarias que opinan que hay menos propiedades a la venta en agosto, con lo que hay menos margen para negociar el precio y más visibilidad para el vendedor. Luis Corral, CEO de Foro Consultores, señala que “para el vendedor de vivienda habitual puede ser un buen momento para sacar su casa a la venta porque hay menos competencia, menos oferta en el mercado. En costa, por el contrario, hay más oferta”.

Martín-Montalvo, de Solvia, señala que “es posible que en agosto haya menos cartera de inmuebles a la venta, pues muchos propietarios esperan a septiembre a la reactivación de la actividad. Esto genera menor competencia y, por ende, más visibilidad. Pero no podemos olvidar que este está siendo un año completamente atípico y extraordinario. No obstante, es importante tener en cuenta que durante estos meses de la temporada estival también suele haber menos búsquedas, pues agosto es el mes clave de las vacaciones”.

Jesús Duque, de Alfa Inmobiliaria, afirma que en agosto el interesado en comprar o vender tiene más tiempo, tranquilidad y predisposición para tomar una decisión de este tipo. Según los datos que manejan, en los últimos años cada verano sale al mercado cerca de un 20% más de producto y el incremento medio de ventas ronda el 10%. “Desde luego, los meses de primavera/verano son alta temporada para la venta de viviendas”, añade.

No obstante, Duque recuerda que la compraventa va por zonas. En las zonas de costa el incremento de ventas se aproxima al 15%. Muchos veraneantes aprovechan sus vacaciones en la costa para visitar y concretar una compra soñada durante el año.

También crecen las ventas en las grandes ciudades, donde los compradores por lo general tienen menos tiempo libre y puede dedicar los meses de verano a una búsqueda de este tipo. Sin embargo, en las ciudades más pequeñas, el incremento de las ventas en verano es poco significativo.

En agosto, la demanda internacional crece ya que es el periodo vacacional donde los clientes internacionales aprovechan para viajar por placer y a la vez disponer de tiempo para ver propiedades.

Los agentes inmobiliarios están abiertos para atender al vendedor y al comprador

Sin duda, las inmobiliarias coinciden en señalar que en agosto los agentes inmobiliarios están activos porque es la época del año en que apuntalan más ventas.

Desde Solvia apuntan que, si bien es cierto que durante agosto baja el ritmo de la actividad en todos los sectores por las vacaciones generalizadas, el mercado inmobiliario no para. “De la misma forma que vendedores y compradores están activos, los agentes inmobiliarios también ofrecen atención a los interesados”, añade el director general Gregorio Martín-Montalvo.

“Como en cualquier otro tipo de actividad, en pleno mes de agosto podemos encontrar lugares en donde nos sentamos atendidos de maravilla, con todo el tiempo y dedicación del mundo, o sentir por el contrario que las vacaciones han mermado la plantilla y los tiempos se demoran en alguna medida. De todos modos, más allá de un tema de minutos, creo que lo importante es ser capaz de identificar a aquellos profesionales inmobiliarios con formación y experiencia suficiente para acompañarnos en todo el proceso de la compra de una vivienda y hacerlo de modo seguro y eficaz”, señala Jesús Duque.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − Trece =